Cuidado y limpieza de las cubiertas para piscinas

Cuidado y limpieza de las cubiertas para piscinas

Una de las mejores formas de mantener el agua limpia de las piscinas es colocándoles una cubierta, lo que hará que con los tratamientos específicos, el agua esté en las mejores condiciones. A pesar de ello, no hay que olvidarse de realizar un buen mantenimiento a las cubiertas, las cuales requieren productos específicos para tal fin.

 

Limpieza de las cubiertas de piscinas

A pesar de estar fabricadas en materiales muy resistentes como son el aluminio, metacrilato y el policarbonato, la limpieza de estas piezas es de gran importancia. Pero no vale cualquier clase de producto porque algunos pueden resultar demasiado abrasivos y hacer el metacrilato pierda sus propiedades.

Por esa razón es importante tener en cuenta las recomendaciones del fabricante y utilizar únicamente los productos que aconsejen y que sean de la máxima calidad.

 

Agua antes de aplicar los productos

Las cubiertas son la línea de defensa de las piscinas y son las que reciben toda la suciedad exterior para impedir que caiga en el agua o en el resto de la zona cubierta. Para aumentar la efectividad de los productos, lo más aconsejable es utilizar una manguera y agua para retirar todos los restos de polvo y suciedad que pudiera tener la cubierta.

De esta forma se impedirá que cualquier resto pueda impedir la acción de los productos específicos para una correcta limpieza de la cubierta de la piscina.

madeira-modelo-1-1280x720

Cubiertas de policarbonato

Las cubiertas de policarbonato requieren ser limpiadas de manera periódica y una de las mejores formas para hacerlo es utilizar agua a presión moderada y posteriormente utilizar agua jabonosa o con alguna clase de detergente neutro de calidad para acabar con los restos de suciedad.

Para ello nos ayudaremos de un cepillo de cerdas suaves con el que poder frotar bien toda la superficie. Cuando se haya acabado, hay que volver a pasar de nuevo el agua a presión para retirar todos los restos que hayan podido quedar. El último paso, y si el tiempo lo permite, es utilizar un paño suave para secar la superficie y evitar que queden marcas de agua.

 

Establecer una rutina

Para que la cubierta esté siempre en el mejor estado posible es necesario establecer una rutina, no solo hay que limpiar la cubierta durante la temporada de verano sino que es algo que hay que hacer durante el resto del año.

De esta forma no solo se impedirá que se ensucie sino que también se mantendrá en un estado óptimo de funcionamiento, evitaremos que la suciedad se pueda acumular en los raíles (en caso de que sea corredera) y haremos que tenga un buen aspecto.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>