Cubierta solar: ¿Qué es y qué beneficios tiene instalar una en mi piscina?

Cubierta solar: ¿Qué es y qué beneficios tiene instalar una en mi piscina?
precios de cubiertas solares

Si estás considerando la compra de un sistema de calefacción para piscinas y ya has investigado un poco, es probable que hayas encontrado anuncios e información sobre cubiertas solares para piscinas. Todos los distribuidores de bombas de calor para piscinas casi siempre recomiendan las cubiertas solares a sus clientes porque proporcionan mucho valor a sus propietarios.

¿Qué es una cubierta solar?

Una cubierta solar, también conocida como manta o techo solar, es una gran lámina de plástico que se parece a una envoltura de burbujas y que se coloca en la parte superior de su piscina. Existen muchas opciones cuando se compra una cubierta solar, ya que hay muchos colores, espesores y tamaños. Los techos, por otra parte, son construcciones, de aluminio mayormente, que ofrecen las mismas protecciones pero con un elemento estético diferente que convierte a la piscina en un lugar propio y particular de la casa.

¿Cómo funciona una cubierta solar?

El 75% de la pérdida de calor de una piscina se debe a la evaporación. Una cubierta solar minimiza la pérdida de calor por evaporación actuando como una barrera entre el agua de la piscina y el aire. En concreto, puedes reducir los costes de calefacción de su piscina hasta en un 70% utilizando una cubierta solar.

¿Cómo puedo dar forma a una cubierta solar?

Combinando las dimensiones de la cubierta solar con los puntos más anchos y largos de la piscina. Colocando la cubierta solar en la superficie de la piscina y recortando sus bordes con unas tijeras para que coincida con la forma de su piscina.

¿Cuánto cuesta una cubierta solar?

Como con cualquier producto, los precios de las cubiertas solares varían mucho. El precio de una cubierta solar depende del tamaño de la piscina y del color del espesor de la cubierta solar. La mayoría de las cubiertas solares están disponibles por entre 50€ y 300€. Los techos, sin embargo, se encarecen al ser construcciones arquitectónicas concretas con acristalado especial.

¿Cuánto dura una cubierta solar?

Con el tiempo, la cubierta solar se deteriorará lentamente y será necesario reemplazarla cuando comience a desgastarse. La mayoría de las cubiertas solares duran hasta tres años, aunque muchas personas las reemplazan con mayor frecuencia.

El uso de una cubierta solar y el aprovechamiento de los conductos de retorno de su piscina es otra forma de evitar la evaporación, así como de distribuir el agua caliente por toda su piscina de la forma más rápida y eficiente.

Hay un nuevo producto en el mercado llamado “mantas líquidas”, que se supone que hacen el mismo trabajo que la cubierta solar y con un grado de seguridad muy elevado; aunque esto es algo bastante nuevo en este mundo todavía.

Considerando la vida útil, el precio y la efectividad de las cubiertas solares, pensamos que la inversión es prudente y valiosa. Sin embargo, algunos propietarios de piscinas prefieren no usarla por motivos, sobre todo, estéticos. Algo que el techo de piscina cambia por completo, particularmente por su alto grado de estética, seguridad y practicidad.

Desde luego, a menos que seas un oso polar a quien no importa bañarse en aguas heladas a diario, seguramente quieras mantener tu piscina a buena temperatura.

Una cubierta solar puede elevar la temperatura de su piscina de interior o exterior, reducir sus consumos de energía, minimizar la pérdida de agua y, en algunos casos, incluso disminuir las necesidades de productos químicos. Por eso, vale la pena informarse antes…

Una cubierta para piscina no deja de ser un manto sobre el agua o, como su propio nombre indica, un cobertor situado encima de ella que mantiene la temperatura y ahorra energía. Sin esta protección, el líquido de la piscina absorbe una gran cantidad de luz solar. Una piscina de yeso, con un promedio de 2 metros de profundidad, absorbe aproximadamente el 60% de la energía solar. Esta energía calentará la piscina aproximadamente medio grado por hora bajo el sol del mediodía.

No obstante, esta ganancia de calor se contrarresta con la evaporación, que depende no sólo de la temperatura del agua y del aire, sino también del viento en la superficie y la humedad de la piscina. La evaporación causaría que la misma piscina pierda aproximadamente 3 grados por cada centímetro de agua evaporada.

Las cubiertas solares captan la energía del sol y la transfieren directamente al agua de la piscina para mantenerla caliente. Dependiendo del lugar donde vivas, es posible que una cubierta solar para piscinas no mantenga el agua tan caliente como un calentador eléctrico o de gas, pero la realidad es que puede ahorrarte dinero al reducir la evaporación.

Acomodando la piscina: ¿cómo usar una manta solar?

Una manta solar, de primeras, puede parecer un poco difícil de manejar pero, en realidad, es más sencillo de lo que parece. Primero, deberá desplegarse junto a la piscina. Extenderla con el lado de la burbuja hacia abajo y sobre el agua de la piscina. Las burbujas mantienen la cubierta a flote mientras, dependiendo del color y tipo de cubierta, actúan como pequeñas lupas que calentarán calentar la piscina.

Si hay exceso de lona, usa tijeras para recortarla y que el manto se ajuste completamente al largo y ancho de la piscina.

Lo ideal es que se ponga la manta solar cuando la piscina no esté en uso. El día es el mejor momento para calentar el agua; ya que depende del sol. Sin embargo, mantenerla activa durante la noche evita la pérdida de agua y calor por evaporación.

Por otra parte, las cubiertas o techos de piscina protegen de una forma mucho más estética y sus funciones son las mismas que una manta solar. Las cubiertas usan materiales resistentes y duraderos para soportar condiciones climáticas adversas como, por ejemplo, fuertes vientos (hasta 230 km/h) o una gran carga de nieve o lluvia de entre 900 kg por cada 1,5 m. Por otra parte, ese exceso de agua no será necesario recogerla o aspirarla, como en el caso de las lonas, pues se elimina sola.

Los diseños de techo son, además, versátiles:

Aluminio o placa de policarbonato sólido que eviten oxidaciones y desperfectos en la estructura.

Existen tantos estilos y diseños de techos para elegir para una cubierta de piscina que el efecto sobre el paisaje, el jardín o la casa asegura un lugar especial y realmente impactante. Los más comunes son los de techo sobre la piscina, plana o inclinada y cúpula cubierta, además de un sinfín de formas personalizadas que combinen gusto con practicidad a partes iguales.

En definitiva, una cubierta para la piscina va a garantizar una estética caprichosa y estilosa que, por otra parte, va a ahorrarte cientos de euros en mantenimiento, protección para la salud e impacto medioambiental.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>