El cuidado del jardín en invierno

El cuidado del jardín en invierno

Al igual que durante el resto de estaciones, con la llegada del invierno el jardín debe seguir recibiendo cuidados, a pesar de no ser una época que se preste a hacer lo mismo que en primavera o verano por ejemplo.

A pesar de ello, para el cuidado del jardín en invierno debemos tener en cuenta una serie de aspectos para mantenerlo en las mejores condiciones posibles, pero… ¿cómo?

Tips para el cuidado de tu jardín en invierno

Aunque hay muchas especies que no se pueden cultivar, hay muchas otras que agradecen esta temporada, como por ejemplo los árboles y arbustos de hoja caduca como por ejemplo los rosales, para que en primavera nos sorprendan cuando florezcan.

Se deben proteger aquellas especies delicadas con láminas de protección específica o plásticos, especialmente cuando las inclemencias del tiempo sean más notables con lluvia y viento, haga demasiado frío o incluso nieve.

Por eso hay que conocer las características de las especies que tenemos plantadas en el jardín, dado que así sabremos si pueden aguantar bien el frío o necesitan alguna clase de cuidados especiales.

La importancia del fertilizante orgánico

El invierno es una temporada excelente para remover y airear la tierra así como para agregar fertilizante orgánico, con lo que conseguiremos que para la llegada de la primavera el jardín esté en unas condiciones óptimas.

Recuerda que el abonado siempre debe ser orgánico como humus de lombriz, mantillo, etc. La razón de ello es porque con ello se mejora la estructura del suelo, se reponen nutrientes y también se eleva ligeramente la temperatura de la tierra.

Aunque la humedad esté más presente en esta temporada, el jardín tiene que ser regado, aunque no con tanta frecuencia como en otras estaciones. Lo que debemos evitar hacer es regarlo por la noche dado que en las zonas donde hace más frío, el agua puede congelarse y provocar daños.

Otro consejo muy útil es la aplicación de aceite de invierno sobre los troncos de los árboles de hoja caduca y también sobre las ramas sin hojas. Con ello se consigue prevenir el desarrollo de hongos, ácaros y pulgones con la llagada de la primavera.

Para finalizar, recuerda que en invierno se pueden podar tanto árboles como arbustos caducifolios, aunque en climas donde se produzcan heladas con mucha frecuencia, lo mejor es dejar la poda para más adelante, para los meses de febrero y marzo por ejemplo.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>