Beneficios de la natación para la salud

Beneficios de la natación para la salud

La natación es uno de los deportes más completos que podemos practicar y que más beneficios reporta a nuestra salud.

Nadar al menos tres veces a la semana favorece a potenciar la fuerza, la resistencia y la flexibilidad al mismo tiempo.

Para los más pequeños de la casa puede favorecer a un desarrollo muscular adecuado y adoptar una posición corporal correcta. También favorece a reducir la obesidad infantil.

Para personas con problemas de espalda y problemas en articulaciones, la natación es el deporte ideal ya que con ella no soportas los golpes y la resistencia que se sufre en deportes como running. Por otra parte, en personas de avanzada edad se vuelve una actividad importante ya que con la natación se fortalecerán sus articulaciones, podrán mejorar la flexibilidad, y obtener mejoras en su capacidad motora.

Además de todos estos beneficios físicos este deporte tiene un aspecto positivo en cuanto a la salud mental, ya que está demostrado que la natación reduce el estrés, así como a generar estados de ánimo positivos.

Por ello recomendamos practicar la natación todo el año, y que mejor forma de hacerlo que en tu propia piscina, creando un lugar donde poder mejorar tu salud y también disfrutar del día a día.

 

¿Cuáles son los beneficios de la natación?

 

1. Hace funcionar todo el cuerpo

Uno de los mayores beneficios de la natación es que hace trabajar la musculatura de todo el cuerpo; de la cabeza a los pies.

  • Nadando:
  • Aumentas la frecuencia cardíaca sin estresar el cuerpo
  • Tonificas los músculos
  • Aumentas tu fuerza
  • Mejoras la resistencia

Existen varios estilos o tipos de natación que puedes utilizar para añadir variedad a tu entrenamiento en el agua. Como por ejemplo:

  • Pecho
  • Crol
  • Espalda
  • Mariposa
  • Estilo libre

Cada uno de estos ejercicios se centra en diferentes grupos musculares con el agua como protagonista.

2. Mejora nuestra salud

Mientras que tus músculos realizan un buen ejercicio, tu sistema cardiovascular también está trabajando. La natación fortalece el corazón y los pulmones. En comparación con otras personas inactivas, los nadadores tienen aproximadamente la mitad del riesgo de muerte por ataques al corazón. Algunos estudios han demostrado que la natación también puede ayudar a reducir la presión arterial y controlar el azúcar en la sangre.

3. Es apropiado para personas con lesiones musculares, artritis y otras afecciones

La natación es el deporte más seguro para personas que sufren de alguna de estas patologías:

  • Artritis
  • Traumatismo
  • Minusvalía
  • Otras situaciones que impidan o dificulten los ejercicios de alto impacto

La natación puede incluso ayudar a reducir parte del dolor o mejorar la recuperación de una lesión. Un estudio concluyó que las personas con osteoartritis consiguieron reducir significativamente el dolor y la rigidez articular. Es más, parece que los beneficios de nadar son los mismos que cualquier deporte terrestre pero sin su impacto en los músculos, por lo que la natación es el recurso mejor para todas aquellas personas que sufran de alguna lesión, impedimento físico o enfermedades derivadas de la movilidad.

4. Gran opción para las personas con asma

El ambiente húmedo de las piscinas cubiertas hace que la natación sea una actividad genial para las personas con asma. Y no sólo eso, sino que los ejercicios de respiración asociados con el deporte, como contener la respiración bajo el agua, pueden ayudar a expandir la capacidad pulmonar y obtener control sobre la respiración. Algo que ayuda de forma determinante al regular las emociones, el estrés y la ansiedad.

Por otra parte, es importante que evites las piscinas con cloro si sufres de esta dolencia. Esos productos químicos pueden no ser adecuados. Será necesario acudir a piscinas que no los usen y empleen agua salada u oxígeno.

5. También es beneficioso para las personas con Esclerosis Múltiple

Las personas con EM también pueden encontrar beneficiosa la natación. El agua hace que las extremidades floten, ayudando a sostenerlas durante el ejercicio, y también proporciona una suave resistencia que, en ningún caso, provocará malestar o dolor al nadador.

Muchos estudios han aclarado que cuando una persona con esta enfermedad se somete a programas de natación de 20 semanas o más, termina por aliviar enormemente los dolores propios de la dolencia, a generar emociones positivas y a suprimir la sensación de fatiga.

6. Quema calorías

La natación es un ejercicio extraordinario para quemar calorías, moldear tu cuerpo y fortalecer la musculatura. Una persona de 70 kilos quema aproximadamente 423 calorías con cada hora de natación a un ritmo bajo o moderado. Esa misma persona puede quemar hasta 715 calorías en el mismo tiempo si imprime un ritmo más vigoroso (bastante más que una hora de running). Una persona de 90 kilos que realice las mismas actividades quemará entre 528 y 892 calorías por hora y una de más de 100 puede quemar entre 632 y 1,100.

Para comparar estos números con otras actividades populares de bajo impacto, como caminar, esa misma persona de 90 kilos sólo quemará alrededor de 314 calorías caminando 4 kilómetros durante, aproximadamente, 60 minutos. El yoga sólo quema 183 calorías por hora, y la bicicleta estática unas 365 calorías durante el mismo tiempo.

7. Mejora el sueño

Es un hecho. La natación te ayuda a dormir mejor por la noche. En un estudio hecho en adultos mayores con insomnio, los participantes reportaron tanto un aumento en la calidad de vida como en el sueño después de hacer ejercicio aeróbico de forma regular.

Casi el 50 por ciento de las personas mayores experimentan algún nivel de insomnio, por lo que practicar natación es una idea sensacional para poder conciliar el sueño por las noches. Nadar supone un tipo de esfuerzo que desemboca en la tonificación y relajación de los músculos. Algo que otros ejercicios, como correr o el running, no garantizan en absoluto.

8. Mejora tu estado de ánimo y autoestima

De nuevo, un estudio, evaluó a un pequeño grupo de personas con enfermedades mentales crónicas, observando una mejora sustancial en su estado de ánimo después de participar en un programa acuático de unas 12 semanas. La natación y los ejercicios acuáticos no sólo son psicológicamente beneficiosos para las personas con enfermedades mentales, también se ha demostrado que estimula el estado de ánimo en personas sanas.

9. Ayuda a controlar el estrés 

Los investigadores encuestaron a un grupo de nadadores inmediatamente antes y después de nadar en una competición. De las 101 personas encuestadas, 44 reportaron estar ligeramente deprimidas y sentir estrés relacionado con la una vida acelerada. Después de nadar, el número de personas que aún reportaron sentirse estresadas disminuyó a sólo ocho.

Aunque se necesita más investigación en este aspecto, los estudios concluyen que la natación es una forma potencialmente poderosa de aliviar el estrés de forma rápida.

10. Actividad deportiva segura durante el embarazo

Las mujeres embarazadas y sus bebés también obtienen maravillosos beneficios al comenzar a nadar. En un estudio con animales se demostró que la natación de una rata madre alteraba el desarrollo cerebral de su descendencia, incluso puede proteger a los bebés de algunos problemas neurológicos.

Aparte de los beneficios potenciales para el niño, la natación es una actividad que se puede realizar durante todo el año.

No obstante, las embarazadas deben evitar nadar en piscinas con exceso de cloro por riesgo a partos prematuros o, incluso, defectos congénitos. Es, por tanto, esencial, preguntar al médico o la matrona antes.

11. Ideal también para los niños

Los niños necesitan un mínimo de 60 minutos de ejercicio aeróbico cada día. La natación es una actividad divertida y no necesariamente han de percibirla como una obligación o un ejercicio formal.

Tu hijo puede recibir clases de natación estructuradas o formar parte de un equipo. De hecho, actualmente, es el deporte más practicado entre los 6 y los 18 años.

12. Es asequible

La natación también puede ser una opción de ejercicio asequible en comparación con otras, como el ciclismo. Muchas piscinas ofrecen tarifas razonables y algunas escuelas públicas y otros centros ofrecen horas de natación gratis o bonificaciones según los ingresos o estado laboral.

¿Cómo empezar a nadar?

nadador ejercitando su musculatura inferior y superiorPara empezar a nadar, primero se debe encontrar una piscina cerca. Descuida. Seguro que hay más de las que imaginas. Muchos gimnasios y centros comunitarios ofrecen la natación como actividad regular, incluyendo clases de aeróbicos acuáticos y de aqua-jogging.

Eso sí, antes de iniciarte en este maravilloso deporte debes saber estas cuestiones para no lesionarte y disfrutar de él:

Prepara bien tus músculos

Ya tenemos la piscina, ahora empieza despacio. Estirar y calentar antes de hacer ejercicio es muy importante para evitar lesiones. Prueba movimientos como pull-ups, sentadillas y estiramientos durante, más o menos, 10 minutos.

Ve a clases de natación

Si llevas años sin nadar o van a ser tus primeras veces, considera la opción de recibir algunas clases por parte de un entrenador personal. Aprenderás diferentes técnicas para combinar, de respiración y consejos prácticos para sacar el máximo provecho de tu entrenamiento.

Sigue las normas de la piscina

Una vez que esté en el agua, asegúrese de observar la normas de la piscina por tu seguridad, la de los demás y, sobre todo, por respeto. A menudo hay carriles lentos, medianos y rápidos. Si necesitas pasar a alguien hazlo por el lado izquierdo. Al entrar y salir de la piscina, trata de evitar acciones que puedan crear olas o interferir con otros nadadores, como saltar en bomba, de cabeza o en plancha (no estás en la playa). También es higiénico evitar entrar en el agua con heridas abiertas, enfermedades infecciosas, las uñas cortadas, gorro y gafas de bucear.

Evita los riesgos insíntricos de este deporte

Nadar es seguro para la mayoría de las personas, pero, como en cualquier entrenamiento, hay ciertos riesgos. Si estás lesionado o tienes problemas de salud graves, asegúrate de consultar con tu médico antes de nadar.

Las personas con afecciones cutáneas como la psoriasis, por ejemplo, pueden irritarse más en un agua con mucho cloro, por esto, es bueno saber qué cremas hidratantes usar tras la natación.

Como ves, nadar es, además de un placer para el cuerpo y la mente, un ejercicio que se vincula con el ser humano desde el principio de los tiempos: sano, divertido, equilibrado y tremendamente variado.

 

Otros lectores han llegado hasta aquí buscando:

Cómo ahuyentar las avispas de mi piscina

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>